Conscriptos reciben capacitación en construcción que les permite insertarse en el mercado laboral

CChC, a través de la OTIC y la ETC, entregó competencias técnicas a 50 jóvenes que hacían su Servicio Militar en el Regimiento Nº21 Coquimbo de La Serena.  

 

La relaciones entre la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y el Ejército de Chile se reforzaron luego de ocurrido el terremoto y posterior tsunami el 16 de septiembre de 2015, pues ambas instituciones sumaron esfuerzos por reconstruir más de mil viviendas en la Región de Coquimbo, donde el gremio entregó las competencias técnicas a más de 400 conscriptos que hacían su servicio militar, quienes finalmente tuvieron la misión de levantar dichos hogares.

 

Lo cierto es que esa alianza no se acabó tras concluir esa etapa de reconstrucción, sino que prosiguió en el tiempo con diversas actividades que reflejaron el compromiso que ambos tienen con el progreso del país. Fue así como nació una nueva instancia de aprendizaje para 50 jóvenes que cumplían con sus labores de instrucción militar en el Regimiento Nº21 Coquimbo de La Serena.

 

Esto, ya que el gremio, a través de la intermediación de su Corporación de Capacitación de la Construcción (OTIC) y la ejecución de la Escuela Tecnológica de a Construcción (ETC) y Capacita S.A., entregó las competencias necesarias con dos cursos de 40 horas cada uno: “Técnicas de Confección de Albañilería” y “Aplicación de Pinturas en Obras de Construcción”.

 

Y el desafío no fue menor, ya que debieron restablecer muros del complejo militar -declarado monumento nacional y con data de 200 años- lo que significó poner a prueba todo su talento. Para Sabino Aravena, instructor de la ETC y Capacita S.A., la experiencia fue plena. “En este proceso se capacitaron a 50 conscriptos donde las tareas previas a pintar fueron varias. De hecho, se tuvo que echar yeso, estuco, mezclas preparadas y arreglar la superficie. Unir la tecnología de hoy con una de 200 años no es fácil, fue un verdadero reto y los jóvenes aprendieron a reparar un monumento histórico”, explicó el profesor.

 

Durante las 80 horas de instrucción, se reforzó el carácter práctico para aprovechar la instancia. Fernando Soto, también instructor de la ETC y Capacita S.A., subrayó en que “fue un entrenamiento laboral donde cada uno de los jóvenes aprovechó la oportunidad y pasó de no haber nunca realizado esta labor a darse cuenta que con esfuerzo y dedicación se es capaz de hacer un trabajo muy bueno”.

 

OPORTUNIDAD LABORAL

Uno de los conscriptos que fue parte de este curso fue Kevin Ossandón, quien a sus 18 años percibió todo el proceso que envuelve reponer una pared. “Fue un curso muy productivo, ya que aprendimos cosas nuevas y entendimos que para reponer un muro es necesario contar con un proceso previo”.

 

Dentro de los atributos de este curso está no sólo aprender, sino que generar oportunidades laborales. Para el presidente de CChC La Serena, Sergio Quilodrán, hoy estos muchachos cuenta con una ventaja competitiva. “No sólo saben de albañilería y pintura, sino que fueron capacitados bajo el paraguas CChC, lo que les da un valor agregado, pues se califican y son competitivos en un mercado que se ha ido desarrollando bastante”, aseveró.

 

Con este antecedente, Kevin Ossandón tiene claro su futuro: “Esto me sirve para desempeñarme laboralmente y poner mi propio negocio. Uno debe agradecer el conocimiento, ya que se crece como persona y profesional. Me gustó el área de la construcción, especialmente empastar y aplicar el mortero, por lo que me dedicaré a esta actividad”, explicó.

 

Este periodo de capacitación tuvo un costo de $20 millones aportados por empresas socias de CChC La Serena y adheridas a la OTIC que lo financiaron con sus excedentes de Franquicia Tributaria Sence. Las empresas que participaron en esta iniciativa fueron las constructoras Nova, Rencoret, Habita, Elqui, MAP y OVCO.

 

Asimismo, otra empresa socia, IP Proyectos Industriales, aportó sus excedentes para capacitar a 25 soldados conscriptos en el curso “Técnicas para la confección de carpintería de terminaciones”, cuya duración es de 40 horas y también fue ejecutado por la Escuela Tecnológica de la Construcción (ETC) y Capacita S.A.

About author